Bienvenidos/as!

Bienvenidos/as!
Porque escoger es un derecho... o por lo menos debería serlo

diumenge, 17 de febrer de 2013

El hombre de la armónica

__________________________________________________________
 

















El hombre de la armónica me recuerda una canción, para mí muy especial, titulada “El lamento de la armónica”. Un tema de “La Noche del Leeds”. Grupo, por desgracia, desaparecido.

Pero mi hombre de la armónica no despide a la tarde, al contrario, va feliz montado en su bicicleta, tocando la armónica para recibir al día.
Una mano en el manillar; en la otra la armónica.

A veces, del manillar cuelga una funda de violín, quien sabe si llena.
Imagino que tocar el violín mientras maneja la bicicleta no debe ser cosa fácil.
Quizá el violín lo debe de tocar en otro momento.

Anda de madrugada y va solo, pero no sé si vuelve a casa o si va al trabajo.

De hecho no sé nada.
No le conozco y ni siquiera sé su nombre.

A esas horas, en el Mar hay hogueras porque el Sol recién acaba de asomarse por el horizonte. Pero no hay guitarras en la arena. Las imagino recuperándose de la resaca de la noche anterior.

El hombre de la armónica me alegra las mañanas con sus nostálgicas melodías mientras, muerta de frío, espero mi tranvía.

Sin saberlo ni sospecharlo él, resulta ser el cristal donde puedo mirar al mundo...

Y todo eso sucede después de apearme del tren.
Un tren que, por supuesto, no he pillado en marcha.

Gracias hombre de la armónica!!!






















dilluns, 11 de febrer de 2013

Un viejo fantasma

_________________________________________________________


                                                                                         

Un viejo fantasma me visitó la otra noche en sueños.

No fue más que eso: Un sueño.

Pero tan real que me mantuvo agitada durante todo el día.
Y aún hoy, tres noches y cuatro días después, sigo contrariada preguntándome dónde y por qué.

Dónde, porque no sé en qué rincón de mi geografía humana reside.
Por qué, porque no comprendo qué sigue haciendo ahí.

Y no sé cómo ahuyentarlo...