Bienvenidos/as!

Bienvenidos/as!
Porque escoger es un derecho... o por lo menos debería serlo

diumenge, 29 d’abril de 2007

Hoy puede ser un gran día

_________________________________________________






No sueñes tu vida.
Vive tu sueño.

Si la vida no te sonríe, hazle cosquillas.

Los hombres olvidamos a menudo que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.

Sé feliz un instante, y ese instante será tu vida.



dissabte, 28 d’abril de 2007

Tú, silencio


_________________________________________________





Tú, silencio
Plurivalente, ambiguo, dubitativo
Sinónimo de negaciones
Dispensador de afirmaciones
Presente, manipulador, sugerente, perceptible
Arquitecto de fantasías
Exterminador de ilusiones
Ofensivo, sanador, provocador
Constructor de sueños
Demoledor de quimeras
Productor de sonidos
Colaborador de melodías que envuelven
De canciones que alientan
De composiciones que entristecen
De baladas que torturan
De trovas que enternecen
Por ti existen palabras
Risas, suspiros, lamentos
Etéreo, volátil, virtual, invisible
Creador de incertidumbres
Disipador de congojas
Amplificador de suplicios
Batidor de tormentos
Tú, silencio
La nota no ejecutable del pentagrama
La que hace posible todas las demás
La que da sentido al resto
Tú, que por ti solo respondes
Lenguaje polisémico
A menudo difícil de pronunciar
Siempre complejo de interpretar
Esperanzador y traicionero
Conductor de circunstancias
Creador de conjeturas
Asesino de anhelos
Eco de reflexiones
Cómplice de consuelos
Amigo íntimo
Oración de abstracciones
Cancerbero de sentimientos
Expía de pasiones
Colofón de situaciones
Arma de surtidos filos
Bálsamo prodigioso
Centinela de emociones contenidas
Realidades extinguidas
Pausas restauradoras

Antesala de presagios o
El final de cualquier historia

Aquí estás tú, silencio

dimecres, 25 d’abril de 2007

La Ventana

_________________________________________________





«La vida es, siempre ha sido y siempre será lo que hagamos de ella»
Abuela Moses



Había una vez dos hombres de edad avanzada que, gravemente enfermos, compartían una pequeña habitación en un gran hospital, sin lujos y con escasas comodidades, pero con una gran ventana que daba al exterior.

Los ancianos apenas si recibían visitas, por lo que se sentían solos y abandonados, y pasaban sus días acostados, como dos viejos elefantes que habían viajado hasta su cementerio para encontrarse con el final de sus vidas.

De la mano de la convivencia, su única distracción era el diálogo que podían generar sus recuerdos y las descripciones que cada tarde ofrecía el afortunado que ocupaba la cama cerca de la ventana, a su compañero obligado a permanecer todo el tiempo recostado.

Cada tarde incorporaban por espacio de una hora al hombre de la ventana para drenar sus pulmones como parte del tratamiento, y durante todo ese tiempo le relataba a su postrado compañero lo que sucedía en el exterior.

La ventana daba a un parque con un lago, en el cual había patos y cisnes, y los niños acudían a darles pan y a jugar con sus barquitos. Los enamorados paseaban cogidos de la mano bajo los árboles, y se sentaban en los bancos para charlar y hacerse arrumacos. Había grandes árboles y fuentes, muchos parterres de hermosas flores y grandes extensiones de césped, en las cuales siempre había gente tumbada leyendo, sentados en círculo charlando o familias disfrutando de una merienda al aire libre.
Al fondo, por encima de los árboles que limitaban el parque, se perfilaba una hermosa panorámica de la ciudad.

El hombre acostado escuchaba a su compañero sin interrumpirle, disfrutando de cada una de sus explicaciones, dibujando todo en su mente. Las descripciones de su amigo eran tan detalladas que tenía la sensación de que casi podía ver lo que ocurría fuera.

Lo bonitas que iban las chicas con sus vestidos de verano… Cómo corrían los niños con sus bicicletas… Cómo uno casi cae al lago!

Más de pronto una tarde una idea asaltó su mente:
¿Por qué el hombre de la ventana podía disfrutar del placer de ver lo que ocurría en el exterior?, ¿Por qué no podía él tener su misma oportunidad?

Se sintió avergonzado por sus pensamientos, pero cuanto más se esforzaba por alejarlos e ignorarlos, más anhelaba un cambio… ¡Tenía que hacer algo!

Al poco tiempo, una noche, mientras contemplaba el techo sin lograr conciliar el sueño a causa de su angustia, el hombre de la ventana se despertó bruscamente, tosiendo y ahogándose, buscando a tientas el pulsador para alertar a la enfermera, pero él, tras contemplarle, permaneció inmóvil en su cama, sin moverse, ni siquiera cuando la respiración cesó.

A la mañana siguiente, la enfermera encontró al hombre muerto, y en silencio se llevó su cuerpo.

Temiendo que alguien ocupase la cama de la ventana, tan pronto como le pareció prudente preguntó por la posibilidad de cambiarse a ella.
Su solicitud fue aceptada y un par de enfermeras lo trasladaron.

Tras acomodarle y arroparle abandonaron la habitación, y entonces él se preparó para el gran momento. Por fin iba a disfrutar del placer de reencontrarse con el exterior, con todo aquello que durante meses había visto por boca de su compañero.
Como pudo se impulsó con un codo y aun con grandes dificultades, alcanzó a mirar por la ventana. Pero la ventana daba a una pared de ladrillos.




Adaptación de un relato de autor desconocido







dilluns, 23 d’abril de 2007

Feliç Sant Jordi

_________________________________________________







Sant Jordi es el patró de Catalunya i, per tradició, la diada dels enamorats a terres catalanes.

El costum marca que els homes regalin roses a la seva enamorada i les dones un llibre al seu enamorat, tot i que a la realitat això no ha de perquè ser així.

A mi cap any m’ha faltat la rosa i fins i tot algun llibre, sense que ningú estigui enamorat de mi. En canvi jo seria incapaç de regalar un llibre al meu enamorat... més que res perquè em descobriria.

Conyes a banda, sovint seguim les tradicions sense saber exactament d’on provenen.

El fet de que Sant Jordi sigui el patró de Catalunya, segons el costumari Català d'en Joan Amades, es deu a l’ajut i protecció que va oferir el sant al rei Pere I l’any 1094. Segons diuen, l’esmentat rei va guanyar una batalla contra els sarraïns després d’encomanar-se al sant. Per agrair la gesta, el rei va anomenar-lo patró de la cavalleria i també de la noblesa catalana.
A Catalunya, la festa es va generalitzar a meitat del segle XV i el seu patronatge ja és esmentat oficialment a principis del segle XIX.

Pel que fa al costum de regalar roses, diuen els historiadors que al segle XV es celebrava cada primavera a la Ciutat Comtal una fira floral anomenada “Fira dels enamorats”. Coincidint amb la fira, i arrel de la llegenda del sant, s’obsequiava amb una rosa a totes les dones que el dia de Sant Jordi acudien a la missa de la capella del Palau de la Generalitat on es venera el sant.

En quant als llibres, la festa del Dia del Llibre té el seu origen a Catalunya.
Va començar a celebrar-se el 7 d'octubre del 1926 en commemoració del naixement de Miguel de Cervantes, a instàncies de l'escriptor i editor valencià fincat a Barcelona, Vicent Clavel Andrés, que ho va proposar a la Cambra Oficial del Llibre de Barcelona.
El 6 de febrer d'aquell any, el govern espanyol presidit per Miguel Primo de Rivera ho acceptava i el rei Alfons XIII firmava el Real Decreto que instituïa la "Fiesta del Libro Español".

L'any 1930 es va traslladar la data al 23 d'abril, dia de la mort de Cervantes al 1616.

La festivitat es va anar universalitzant, i es va instaurar als països de llengua castellana i portuguesa a l’any 1964.
Finalment, a l’any 1995, la UNESCO, instituí el 23 d'abril com el Dia Mundial del Llibre i dels Drets d'Autor.

Cal recordar que el dia 23 d’abril del 1616, va morir també William Shakespeare, tot i que el seu país es regia pel calendari Julià (calendari usat abans que el Gregorià, que es el que s’utilitza a l’actualitat), per això la data de la seva mort es pot trobar com a 3 de maig de 1616.
Aquell mateix 23 d’abril de 1616 moria a Córdoba (Espanya) l’escriptor i historiador peruà Inca Garcilaso de la Vega (no confondre amb Garcilaso de la Vega, poeta español del Siglo de Oro, que aquest és un altre).

Com a curiositat, recordar també que en data 23 d’abril del 1981 va morir l’escriptor català Josep Pla i Casadevall.


Malgrat la importància de la celebració, Sant Jordi es dia feiner a la majoria de poblacions catalanes, però tot i així, els carrers i places de Catalunya s’omplen de parades de roses i llibres que donen un caire alegre i festiu a la diada.

Feliç Sant Jordi a tothom, i MOLTES FELICITATS a tots els enamorats i a tots els Jordis i Jorges... que no sou pocs!.





dissabte, 21 d’abril de 2007

La llegenda d'un coratjós cavaller: En Jordi de la Capadòcia

________________________________________________






Diu la llegenda, que fa un munt d'anys, en algun lloc del planeta, hi havia un grapat de gent que vivia atemorida per les malifetes d’un malvat drac gegantí.

El seu alè era tan pudent que la seva flaire era capaç de matar a qui el respirava.

L’enorme drac vivia en un llac proper i sovint s’acostava a la població per tal d’aconseguir menjar per alimentar-se. Els ciutadans van decidir, per evitar això, dur-li cada dia un parell d’anyells fins al seu cau, però amb el pas del temps es varen anar quedant sense bèsties, donat que el drac n’engolia més que no pas en naixien.
Mentre trobaven una solució al problema, i després de moltes deliberacions, van acordar entregar en sacrifici i per sorteig les seves pròpies vides.

Va ser així fins que casualment un dia li va tocar a la filla del rei, la dolça i bonica princesa.
El rei va plorar molt, però com d’altres pares que ja havien patit la pèrdua dels seus fills, va acatar el que l’atzar li havia aportat.

Quan la princesa era camí del llac es va creuar amb un cavaller guarnit amb armadura i muntat en un preciós cavall blanc. Ell, en veure-la tan desconsolada, li va preguntar per l’origen de la seva pena. La princesa li ho va explicar i li va aconsellar marxar d’allà tan aviat com pogués per tal de no ser ell també víctima de tan malèfic drac. Ans al contrari, el genet li va demanar que li mostrés el cau del drac, i muntant-la al seu cavall, cap allà que hi van anar plegats.

En arribar, el drac que ja era esperant el seu botí, va sortir del cau, i el cavaller, sense vacil·lacions s’hi va enfrontar. Van lluitar aferrissadament fins que la llança de l’intrèpid foraster va travessar el cor del drac, i la bèstia ferida va caure morta als peus de la parella.

Hi ha qui assegura que en morir, les seves restes es van volatilitzar i en el seu lloc va néixer per art d’encanteri un roser carregat de roses tan vermelles com la sang del ferotge drac.
El cavaller, que per aquells temps encara no era sant, va agafar la rosa més bonica i li va oferir a la tremolosa princesa, tot presentant-se com a en Jordi, procedent de la Capadòcia.

En Jordi la va retornar al poble, on tothom era somiquejant. Quan els van veure van quedar sobtats i corrents varen anar a donar-li la noticia al seu estimat i dolorit rei.

El rei, en compensació, va oferir la mà de la bella princesa a en Jordi, però ell la va rebutjar, i això va fer enutjar-lo i que el poble es quedés perplex, creient que potser el cavaller trobava que la seva tendre princesa no era prou per a ell.
Però el cavaller va aclarir que era al contrari, que era ell qui no es creia prou mereixedor de tant encantadora criatura, a més de que havia de continuar amb les seves tasques de servei als pobles.
I tot recomanant al rei i als seus vassalls que fossin bon cristians i que honressin i veneressin a Déu tal com mereixia, desaparegué misteriosament tal i com havia vingut.

Es diu que aquest acte heroic es va arribar a conèixer per tot el món, i que l’emperador romà va fer cridar a en Jordi, que era soldat seu, per a que li expliqués la raó d’aquella gesta.
Ell, sense cap mena d’embuts, li va dir que ho havia fet per revelació divina de Déu.
Això va irritar tant a l’emperador, que el va fer matar per declarar-se cristià.
I... així fou com el cavaller Jordi de la Capadòcia esdevingué nomenat sant.






dijous, 19 d’abril de 2007

En la luz de la oscuridad

___________________________________________________








dimecres, 18 d’abril de 2007

En la oscuridad de la luz

___________________________________________________





Ando a oscuras por un pasillo largo, muy largo, del cual aún no he conseguido nunca ver el final.
Y siento miedo. Mucho miedo.
Pero no me detengo.
Tampoco aún no he podido descubrir ni porqué, ni cómo, ni cuando empecé a caminar por él, ni cuanto tiempo llevo haciéndolo.
A veces hace frío. A veces no. A veces hace calor.
Es un lugar húmedo con cierto aroma a viejo bosque.
Quizá de hayas. Tal vez de chopos.
Pero húmedo.
El suelo es de damero negro y negro.
Sí, ya sé… un damero se forma con dos colores, pero mi damero es, aparentemente, de un sólo color.
Nadie más que yo puede apreciarlo, por eso nadie me creería si lo viese.
Pero es un damero negro y negro.
Sólo yo sé que es un damero.
Porque lo es. Porque lo veo.
No hay zócalo, pero sí hay límites.
Las sucias paredes están divididas horizontalmente por un estrecho friso de madera verde oscuro, a media altura.
La parte inferior está tapizada con tela de listas verticales de colores verde oscuro y pergamino.
Su contacto accidental no me gusta. Me da escalofríos.

La parte superior, hasta donde alcanzo a adivinar, está pintada del mismo verde desagradable que las listas de la tela.
No sé si hay techo porque la oscuridad no me permite apreciarlo.
Me da miedo mirar hacia arriba.
Allí sólo habita la absoluta oscuridad.
No parece que haya lámparas, ni bombillas, pero eso no me importa.
Tampoco me molesto en buscar un interruptor por si acaso las hay.
No quiero luz. Me da igual no tener luz.
Hay puertas a izquierda y derecha. Muchas.
Seguramente algún día fueron de color marfil.
Ahora son amarillentas, sucias, ahumadas, con manubrios de cobre…
Verdosos, oxidados, imagino que a consecuencia de la humedad que los envuelve.
Son puertas pequeñas.
Guardan muy poca distancia entre sí y todas están cerradas.
No sé si con llave o no, pero tampoco intento abrir alguna.
Desde que camino por ese pasillo, jamás he sentido el deseo de abrirlas.
Ni una. Ninguna.
Tengo miedo.
Ni siquiera he sentido la tentación.
Ni una tentación.
Ni media.
Hasta hace poco ni se me había ocurrido que tal vez yo puedo abrirlas.
Pero no me interesa lo que pueda haber detrás de ellas.
Sólo las observo por si alguna se entreabre.
Pero no para atravesar su luz.
Sólo las observo porque me preocupa que alguna se abra desde el interior.
Sólo las observo para estar alerta, para protegerme.
Para defenderme si alguien se asoma a través de su apertura para hacerme daño.
No quiero sufrir. No.
Por eso prefiero que una tras otra todas estén cerradas.
Porque tengo miedo.
Las puertas cerradas me dan seguridad.
Avanzo sin saber hacia a donde voy.
Tampoco sé porqué lo hago.
Ni si en realidad estoy avanzando o retrocediendo.
Sólo sé que sigo hacia lo que me parece el frente.
No duermo. Tampoco como.
Sólo intento respirar.
Respiro ese aire húmedo y viejo.
A veces a lo lejos, creo ver un destello, una luz, una chispa.
Entonces me invade el miedo.
Me digo que es mi imaginación.
Pero me detengo por si acaso.
La luz me hace desconfiar.
Debería ser al contrario.
La luz es vida, pero a mi me turba.
Cuando dejo de ver la luz me arrepiento.
Debería haber corrido hacia ella.
O tal vez no.
Tal vez es mejor seguir andando en la oscuridad.
Sin saber hacia a donde.
Sin saber porqué.
Y sigo observando de reojo las puertas.
Y a veces me hago preguntas.
¿Por qué me empeño en avanzar si no sé hacia a donde voy?
¿Qué espero encontrar al final de ese camino de oscuridad?
¿Por qué me empeño en avanzar por ese camino de oscuridad, y desprecio el camino que quizá me está ofreciendo cada puerta?
¿Y si tal vez fuese mejor que de repente se abriese una de ellas y así terminase esta pesadilla?
¿Y si el miedo que siento no me deja pensar coherentemente?
¿Y si el miedo que siento no me deja obrar coherentemente?
Porque…
¿Por qué tiene que haber algo maléfico detrás de cada puerta?
¿Por qué tiene que haber alguien malévolo detrás de cada puerta?
Porque…
¿Y si hay un ángel detrás de cada puerta y un infierno al final del camino?
¿Qué sentido habrá tenido avanzar y avanzar entre la oscuridad?
Pero… Tengo miedo.
Y el miedo no me deja encontrar la luz.
Mi miedo no me deja ver la luz.
¿Por qué?






dimarts, 17 d’abril de 2007

No pronuncies "Amigo" en vano


__________________________________________________





Cuando te duela mirar hacia atrás
y te de miedo mirar hacia adelante,
mira hacia la izquierda
o hacia la derecha
y allí estaré,
a tu lado,
porque aunque
un verdadero amigo sea
aquel que te hiere
porque no puede mentirte,
un verdadero amigo es
alguien que te conoce tal y como eres,
comprende dónde has estado,
te acompaña en tus logros y tus fracasos,
celebra tus alegrías,
comparte tu dolor
y jamás te juzga por tus errores.
Porque
un verdadero amigo es
aquel que entra
cuando todos los demás se van.
Porque
un verdadero amigo es
alguien que cree en ti
aunque tu hayas dejado
de creer en ti mismo.
Porque
un verdadero amigo es
alguien capaz
de tocar tu corazón
desde el otro lado del mundo.
Porque
un verdadero amigo es
el que te aconseja
que hagas de tu mano un puño
y levantes un dedo por cada amigo
que merezca ser llamado "amigo",
sin esperar que levantes un dedo por él.




diumenge, 15 d’abril de 2007

Missió Impossible...

________________________________________________________



No hi ha parterres de margarides a l'aeroport de Barcelona, així que hem estimat que el cavall d'en Botero ja ens anava prou bé.

En Joan jr., alies "Gon", se'ns ha afegit a l'iniciativa, la qual cosa ha servit per a corroborar que l'avia mai aconseguirà veure complert el seu somni. Es clar que... dic jo, que sempre podem apel·lar a la genètica ¿no?... amb un besavi tan pallasso i una familia tant ocurrent... no podiem haver sortit d'una altra manera!

Ei, que els avis tampoc estan lliures de pecat, i si no... a las pruebas me remito!

Pot semblar que la Maria estigui demanant "una mica" d'alguna cosa, però no, no, no no. La Maria li esta dient "gilipolles" a algú que, per sort, no entenia el llenguatje dels signes... En quant a la resta... qualsevol comentari hi esta de més.


"Lokas parasiempre"?... I què?

________________________________________________







Bon dia, Srta. Kuliflò!
Per fi avui tornes neneta…
¿Saps? Aquests dies que has estat lluny he estat cercant més detingudament la “ofto” que em vas demanar, i definitivament, per molt que pugui semblar increïble, no en tinc cap... ¿Com és possible? Això no és seriós.
N’hi ha a cents, però ni una “decent”, i no perquè estigui borrosa, desenfocada, mal enquadrada o censurada, sinó perquè senzillament no hi ha cap en la que les dues estiguem en una actitud diríem “formal”.
Nena, avui mateix, quan tornis, hauríem de solucionar això, i així també farem feliç a l’avia, que es queixa de que no té “oftos” nostres per poder lluir a la “tauleta dels records” i ensenyar-les als seus companys de l’IMSERSO. Que la pobre sempre s’ha de conformar amb una còpia de les petites “oftos” de quan ens fem un carnet, i en elles quedem tan forçades que semblem poc més que terroristes de l’Al Qaeda.
Que la nostra esquela sembli més un cartell de circ que una necrològica, si ens morim demà, a nosaltres ja ens està bé però... imaginat l’escena: la família plorant al tanatori, vetllant els nostres atuells plens de les nostres cendres, i al costat qualsevol d’aquestes “oftos”:








I en aquesta que varem quedar bé, mira que teniem al darrera:


(Click a la "ofto"per ampliar)


No! No pot ser Kuliflò, encara que només sigui per això, avui mateix, a l’aeroport, en quan aterri l’avió, ho hem d’esmenar.
Saps?, he pensat que potser l’estàtua d’en Botero que hi ha al vestíbul podria ser un bon fons o... ¿o millor no? ¿No?
De segur que al parking hi ha algun parterre de boniques margarides, es clar que... abans d’arribar-hi hem de córrer el risc de travessar el carrer, i ja saps que Kuliflò&Xes som una mica talosses i propenses a patir “fenòmens paranormals”, a més que amb l’emoció de les arribades i els acomiadaments, i els cartells informatius tan esclaridors, la gent per allà va molt despistada... Bé, d’una manera o un altre de ben segur que ho aconseguirem!

T’he trobat molt a faltar petitona, tant que jo mateixa m’he sorprès!

...La meva guitarra també, i ja et pots imaginar per què... no? :)







dissabte, 14 d’abril de 2007

El coronel sí que tiene quien le escriba... (o... Te llamaré Alvin)



_________________________________________________






Sé que estás lejos,
por eso te escribo…
porque dijiste que éste sería
el lugar al que acudir
en la soledad de la distancia,
en la tristeza de la ausencia,
para sentirte más cerca…
para sentirme más cerca,
y diste donde más duele,
por eso te escribo…
y porque sé que me quieres,
a tu manera, pero…
quizá como nadie me ha querido.
Por lo que quedó en el tintero,
por lo que podría haber sido y no será,
por lo que a pesar de todo, fue.
Por tus tiernas palabras,
por tus sabios consejos,
por tus suaves caricias,
por tus dulces besos.
Porque aunque no quisiese,
siempre ocuparás
un lugar en mi corazón,
una parte en mi razón.
Porque aunque no debiese,
siempre habrá, si me necesitas,
un espacio para ti en mi tiempo,
un hombro para tu silente lamento.
Luz en tu oscuridad,
ángel en tu sueño,
refugio y consuelo.
Es mi deuda,
por lo que descubrí a tu lado,
por lo que me hiciste vivir,
por cómo me hiciste sentir.
Y sin embargo…
hay algo que aun duele,
porque…

Tal vez recordarás
cuando y donde nos amamos,
tal vez evocarás
cómo nos amamos,
pero… saber cuanto…
comprender… cuanto te amé…
eso… jamás podrás ni imaginarlo!





divendres, 13 d’abril de 2007

La camisa del hombre feliz (de León Tolstoi)

________________________________________________





Hace mucho mucho tiempo, en las lejanas tierras del norte, vivió un zar que enfermó gravemente.

Reunió a los mejores médicos de todo el imperio, que le aplicaron todos los remedios que conocían y otros nuevos que inventaron sobre la marcha, pero lejos de mejorar, el estado del zar parecía cada vez peor.

Le hicieron tomar baños calientes y fríos, ingirió jarabes de eucalipto, menta y plantas exóticas traídas en caravanas de lejanos países. Le aplicaron ungüentos y bálsamos con los ingredientes más insólitos, pero la salud del zar no mejoraba.

Tan desesperado estaba el hombre que prometió la mitad de lo que poseía a quien fuera capaz de curarle.

El anuncio se propagó rápidamente, pues las pertenencias del gobernante eran cuantiosas, y llegaron médicos, magos y curanderos de todas partes del globo para intentar devolver la salud al zar. Sin embargo, fue un trovador quien pronunció:

- Yo sé el remedio, la única medicina para vuestros males, Señor. Sólo hay que buscar a un hombre feliz. Vestir su camisa es la cura a vuestra enfermedad.

Partieron emisarios del zar hacia todos los confines de la tierra, pero encontrar a un hombre feliz no era tarea fácil: aquel que tenía salud echaba en falta el dinero, quien lo poseía, carecía de amor. Y quien lo tenía se quejaba de los hijos.

Mas una tarde, los soldados del zar pasaron junto a una pequeña choza en la que un hombre descansaba sentado junto a la lumbre de la chimenea:

- ¡Qué bella es la vida! Con el trabajo realizado, una salud de hierro y afectuosos amigos y familiares ¿qué más podría pedir?


Al enterarse en palacio de que por fin habían encontrado un hombre feliz, se extendió la alegría. El hijo mayor del zar ordenó inmediatamente:

- Traed prestamente la camisa de ese hombre. ¡Ofrecedle a cambio lo que pida!

En medio de una gran algarabía, comenzaron los preparativos para celebrar la inminente recuperación del gobernante.

Grande era la impaciencia de la gente por ver volver a los emisarios con la camisa que curaría a su gobernante, mas cuando por fin llegaron, traían las manos vacías.

- ¿Dónde está la camisa del hombre feliz? ¡Es necesario que la vista mi padre!

- Señor - contestaron apenados los mensajeros - El hombre feliz no tiene camisa.









dimarts, 10 d’abril de 2007

Bushido o Bushido

_________________________________________________





Desmejorado
(Bushido)

Hay gente para todo
hay cosas que se cuentan
y parecen ciertas.
Es cuestión de hormonas
dicen que se van
pero se quedan.

Yo sigo igual
sigo tal cual
quizás desmejorado
y el arrabal amargo en el paladar.
Nunca pasar una semana
con la misma neura
hicieron de mí
una copla perversa.

Estabais ausentes
cuando dormía
¿me habré perdido algo? Quizás
las monedas de plata desprendidas
del beso al carcelero de mi corazón.

Yo sigo igual
sigo tal cual
quizás desmejorado
que no quede nunca el papel deshabitado.
Otro ritmo, otro compás
rimas de mar
el gran teatro del mundo
debe continuar....

Si no nos entra la locura
(llamando al planeta loco)
mientras se esfuma la espera
habrá que dar la guerra por perdida
y volver a los placeres prohibidos
o privados para los necesitados.

Yo sigo igual
sigo tal cual
quizás desmejorado
y el arrabal amargo en el paladar
otro ritmo, otro compás
rimas de mar
el gran teatro del mundo
debe continuar....


_________________________________________________



Enrique Bunbury, Carlos Ann, Shuarma (Elefantes) y Morti (Skizoo), se reunieron para grabar este disco en el 2004, bajo el sello de EMI.
"Desmejorado" es el tercer tema del álbum, mi favorito, sin menospreciar por ello otros temas como "La Felicidad", "Entra conmigo", "Magenta" o "Te esperaré".
Se trata de un álbum único, como el ocasional grupo, que se formó exclusivamente para la grabación, con letras conjuntadas y que tomó el nombre de "Bushido".



El Bushido, literalmente traducido como "El Camino del Guerrero", era el arte de la estrategia, un modo de vida y un código para el samurai (una clase de guerreros similar a los caballeros medievales de Europa), que se desarrollo en Japón entre las eras Heian y Tokugawa (S.IX-XII).
Estaba influenciado por el Zen y el Confucionismo, dos diferentes escuelas de pensamiento de esos períodos. El Bushido pone el énfasis en "Lealtad, auto-sacrificio, justicia, sentido de la vergüenza, modales refinados, pureza, modestia, frugalidad, espíritu marcial, honor y afecto".
Los samuráis y su modo de vida fueron oficialmente abolidos en los primeros años de 1870.



Comentarios de Mirumoto Jinto, Rikugunshokan del Clan del Dragón, sobre el código de Bushido:


Sobre el valor:
El camino del valiente no sigue los pasos de la estupidez.

Sobre la lealtad:
Un perro sin amo vagabundea libre. El halcón de un Daimyo (Señor Feudal) vuela más alto.Solo hay una lealtad superior a la del samurai hacia su Daimyo: la del Daimyo hacia sus súbditos.

Sobre el Respeto:
Un alma sin respeto es una morada en ruinas. Debe ser demolida para construir una nueva.

Sobre la Excelencia:
La perfección es una montaña inescalable que debe ser escalada a diario.

Sobre la Venganza:
La ofensa es como un buen haiku (breve poema japonés de tres versos): puede ignorarse, desconocerse, perdonarse o borrarse, pero nunca puede ser olvidada.

Sobre la Espada:
Mi hoja es mi alma. Mi alma pertenece a mi Daimyo. Ultrajar mi hoja es afrentar a mi Daimyo.

Sobre el Honor:
La muerte no es eterna; el deshonor, sí.

Sobre la Muerte:
El samurai nace para morir. La muerte, pues, no es una maldición a evitar, sino el fin natural de toda vida.






dilluns, 9 d’abril de 2007

Volverán las oscuras golondrinas

____________________________________________________



Rima LIII

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales,
jugando llamarán;

pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar;
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
esas... ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aun mas hermosas,
sus flores abrirán;

pero aquellas cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...
esas... ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;

pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido... desengáñate,
¡así no te querrán!




Gustavo Adolfo Bécquer
(Sevilla 17/02/1836 - † Madrid 22/12/1870)









Me resulta inevitable pensar en las rimas de Bécquer cuando veo una golondrina.
Hace escasos minutos, mientras contemplaba la lucha del sol naciente por colarse entre la madeja de espesas nubes que cubre el horizonte, he visto el alegre volar de una golondrina que, bajo la fina lluvia, volvía apresurada a refugiarse en su nido.
El sol ha sobrepasado finalmente la firme muralla nubosa, y por unos instantes, ha iluminado tamizadamente el cielo gris, convirtiendo a la lluvia en una capa de barniz brillante que cubre todo lo que mis ojos alcanzan a ver.
Pero… hoy no hay horizonte porque el mar y el cielo comparten un mismo color, tan triste y plomizo como mi alma, tan taciturno y opaco como mi corazón.






diumenge, 8 d’abril de 2007

Una gran obra: Echinopsis Oxygona

_________________________________________________________




No me gustan los cactus porque tienen pinchos y yo soy muy torpe.
Lo llevo impreso en algún cromosoma.

Amo la naturaleza, pero eso no significa que no siga confundiendo un manzano con un peral o de vez en cuando, un calabacín con un pepino.
Mi padre puede dar buena fe de ello.
Con 14 años preparé, por error, una crema de pepinos con quesitos de La Vaca que ríe que… ella fue la única que se descojonó (y sigue haciéndolo cuando me la cruzo en el estante del supermercado).
Pero mi pobre padre se la comió, sin rechistar. Es más, la encontró deliciosa… “extraña” decía, “pero está bien”.

Dicen que a los hombres se les conquista por el estómago.
Mi madre lo debió tener tan fácil con él…

Yo también me la comí, pero sin derecho a opinar, claro.
La bronca que me echó mi madre cuando más tarde llegó y vio mi brebaje, aun soy capaz de oírla si cierro los ojos.
Cualquiera diría que había echado arsénico en lugar de sal.
Al fin y al cabo tanto pepinos como calabacines son vegetales comestibles y nacen en el campo, ¿qué podía tener de malo?
Por quitarle hierro al asunto yo apelaba argumentando que los franceses hierven la lechuga y se la comen como verdura. Pero no hubo forma de hacerla entrar en razón.
Los calabacines se comen cocinados. Los pepinos jamás.

Pero… la vida da muchas vueltas, y unos años más tarde mi extraño y errado guiso pasó a ser una exquisitez, sólo porque un prestigioso y empalagoso cocinero televisivo (que por lo visto también confundió algún día pepinos y calabacines), dio la receta por la ventana acristalada de la caja tonta.
Entonces la anécdota dejó de tener sentido, y reclamé daños y perjuicios, por la bronca y las burlas al respecto que tuve que soportar durante años…

Volviendo al tema cactus.

Hoy he despertado de su largo sueño a la Echinopsis Oxygona que habita en mi terraza. Era de mi vecina, pero se mudó y la dejó abandonada en un pilar intermedio.
Me dio pena y la adopté. Es una bola de pinchos sin ningún interés ni atractivo aparente, que sólo sirve para que nos quedemos atrapadas en ella las pelusas voladoras de las alfombras que sacuden los árabes con los que comparto barrio, y yo, pero… es un ser vivo, y le hice un lugar en mi hogar.
Fueron pasando los meses. La bola seguía allí y yo pasando a no menos de 1 metro, por si acaso, hasta que cierto día aprecié unas extrañas verrugas que apuntaban al cielo. Mi corazón dio un vuelco… ¿Esa cosa iba a florecer?

Día a día las verrugas se convirtieron en una especie de baya, hasta que al final parecían supositorios gigantes.
La impaciencia y la curiosidad por ver y descubrir con que iba a sorprenderme, se convirtieron en una especie de obsesión. No tenía la menor idea del tiempo que eso tardaría en eclosionar, pero deseaba estar en primera línea.
Por la noche me quedaba tendida en la tumbona leyendo hasta tarde, con un ojo puesto en el libro y el otro en los misiles que apuntaban en todas direcciones, pero el sueño siempre acababa por vencerme.

Por fin una mañana, al despertarme, salí como cada día a la terraza para ver si había novedades. Era como ir al corral a ver si la gallina había puesto huevos para el desayuno.
Lo que vi me dejó pasmada.

En cuestión de sólo 5 ó 6 horas, los supositorios se habían convertido en las flores más hermosas que jamás había tenido en casa. Blancas, enormes, con estambres amarillos que montaban guardia a la entrada de una profunda trompeta. Eran increíblemente preciosas.
Me fui a trabajar con la intención de sacarle unas fotos a la vuelta.

Pero no hubo fotos, porque a mi vuelta no había flores sino unos tubos marchitos y pegajosos de color impreciso.
Casi me echo a llorar. No podía creerlo. Tanto esperar para… ¿ver unas flores que no vivían ni un día completo?

No era justo, ni para ellas ni para mí.

Me costó encontrar información sobre la bola de pinchos pero la conseguí.
Pude saber su nombre, los cuidados que requiere, que sólo florece una vez al año si el invierno ha sido de su satisfacción, y que el ciclo de vida de sus florescencias es de escasas horas.
Como cualquier artista, la Echinopsis Oxygona necesita de tiempo y sufrimiento para crear su obra. Seis meses de inanición, de aislamiento, reposo y soledad, para que podamos disfrutar de la efímera y etérea belleza de su catarsis.

El verano pasado esperé con las mismas ansias la eclosión. Ya no existía el factor sorpresa, pero esta vez andaba preparada cámara digital en mano, con zoom y macro, para inmortalizar el momento. Y mereció la pena…

Hoy la he despertado con palabras cariñosas y le he dado de beber.
Si ha pasado un buen invierno, en 3 meses y medio aproximadamente, estrenará su próxima gran obra, y yo espero seguir entre los vivos, para estar en primera fila y aplaudirla.




dissabte, 7 d’abril de 2007

Destino: La Felicidad



_________________________________________________________




Aunque no podemos recordarlo, nuestra vida empieza justo en el momento en que somos engendrados en el útero de nuestra madre, cuando somos un minúsculo espermatozoide en libertad condicionada.

En ese momento somos los únicos conocedores de nuestra existencia y ni siquiera sabemos qué somos ni en lo que nos vamos a convertir.
Si lo supiéramos, quizá más de uno decidiría no pegarse la maratón por el corredor de la vida y ser como Hem, el liliputiense apalancado de “¿Quién se ha llevado mi queso?”*
Pero en ese momento somos ignorantes.
Somos máquinas programadas para correr túnel arriba... o abajo, a la búsqueda del globo mágico en el que hay que colarse y acomodarse en la que durante 9 meses pasará a ser la morada del primero que lo alcance, es decir, del ganador de la carrera.
Y esos ganadores hemos sido nosotros... entre millones.
Para algunos, la única carrera que ganarán en su vida.
Para otros es sólo el inicio, pero en ambos casos, cuando evolucionen, lucharan por conseguir lo mismo.
Una vez instalados, se pone en marcha el cronómetro de la vida, arrancando desde 0.
Es una pena no poder acordarnos de esa etapa porque esos 9 meses deben ser los más felices de nuestra supervivencia.
9 meses metidos en un flotarium a temperatura constante, donde no nos falta el alimento ni el oxígeno, dormimos cuando nos apetece, no debemos preocuparnos ni de horarios, ni de letras bancarias, ni del tiempo, ni de odios, envidias, mobbing’s, competencias, exigencias, negociaciones...
Nuestro único problema es que cada vez el espacio es más reducido.
Al fin un día las paredes de repente se contraen aplastándonos y nos desahucian, expulsándonos a este planeta llamado Tierra.
Por regla general todo el mundo está alegre por nuestra llegada... menos nosotros, pero como no sabemos hablar y luego olvidamos, no podemos manifestar nuestro enfado por tan dolorosa llegada: luces, azotes, voces, ruidos. Supongo que si pudiésemos recordar eso, eso sí sería un trauma psicológico para todos.

Sea cual sea la clase social de nuestra familia, seremos bebes felices, porque la ignorancia es la felicidad. Nuestro único trabajo será crecer y engordar.
Por fijar una fecha, podríamos decir que nuestros problemas empiezan en cuanto conseguimos ponernos en pie y echar a andar.
Todo el mundo comienza a fijarnos metas, y cuando no, nos las fijamos nosotros, aunque las nuestras suelen ser metas a destinos equivocados como escaleras, jarrones y todo tipo de material sensible. Entonces empezamos a descubrir las prohibiciones. Casi todos los lugares a los que deseamos ir o las cosas que deseamos alcanzar resultan prohibidos. Y pronto aprendemos esa palabra que tanto nos costará pronunciar unos años más tarde: “NO!”

Crecemos un poco más y nos llevan al cole, y sufrimos un abandono incomprensible por parte de nuestros padres, despertando en nosotros el sentimiento de inseguridad y soledad. Más tarde descubrimos que pasadas unas horas, vuelven a por nosotros y en unos días nos acostumbramos a la situación, aunque no por ello dejamos de estar esperando el momento en que alguien vendrá a por nosotros para sacarnos de allí.

Por si eso fuera poco, además de las pretensiones de nuestros padres, empiezan las exigencias por parte de nuestros educadores, y con ellas nuestras depresiones y malestares, con el único consuelo de pedir a los reyes magos lo que nuestros padres no nos conceden.
Crecemos con ese engaño que nos hace felices, hasta el día que los magos son desenmascarados y nos sentimos estafados porque, esos que nos dicen que no debemos mentir y nos castigan si lo hacemos, nos han estado mintiendo como bellacos durante años.

Y creciendo creciendo llegamos a la pubertad, y con ella, al trauma de la adolescencia, donde no entendemos a nadie y lo que es peor, nadie nos entiende. Nos sentimos como importados de otro planeta.

Deseamos que el tiempo pase pronto porque creemos que en cuanto nos libremos de esos que no nos comprenden para nada y nos lo prohíben todo, seremos felices.
Y mientras eso pasa, nos dedicamos a soñar soñando lo felices que seremos cuando acabemos los estudios y podamos hacer lo que nos apetezca, y encontremos a alguien a quien querer y con quien compartir.
Y acabamos los estudios y no podemos hacer lo que nos apetece porque como no encontramos trabajo, estamos sin blanca, y por si fuera poco, conocemos a alguien que acostumbra a partirnos el corazón… y deseamos morir.

Buscando buscando, encontramos ese empleo con el cual ganarnos el pan de la felicidad, y nos volcamos en él, y en ese nuevo novio que nos hemos echado, dejando de lado a la familia y a los amigos, y soñando ahora en lo felices que seremos cuando seamos adultos acomodados y formemos una familia.

Y cuando conseguimos ser adultos acomodados aumentan las obligaciones y responsabilidades.
Y llegan los niños, y con ellos las preocupaciones.
Crecerán, nos decimos.
Y crecen, y aunque deseamos comprenderles, nos es imposible entenderles y se convierten en una pesadilla que nos roba largas noches de sueño.
Creemos que cuando pasen esa etapa, todo será diferente y nos sentiremos mejor.

Y pasa esa etapa… y viene otra peor.

Nos abandonan y nos quedamos solos y preocupados, preguntándonos cuando llegaremos a la felicidad si los días que nos quedan para poder conseguirla son cada vez más escasos.

Y envejecemos, y como nuestros hijos están tan ocupados buscando el camino hacia la felicidad, no pueden ocuparse de nosotros y nos llevan a un geriátrico, provocando en nosotros la sensación de que hemos vivido una vida sin sentido.

Y entonces, disponiendo de todo el tiempo del mundo para pensar, analizar y reflexionar, tomamos conciencia de que las prisas por querer recorrer el camino hasta la felicidad no nos permitieron detenernos a contemplar el paisaje y empezamos a ver lo felices que fuimos en cada momento de la vida sin haberlo sabido apreciar ni valorar.

Ella siempre había estado ahí, sin habernos percatado.

Pero para cuando descubrimos que la felicidad no era un destino sino un trayecto, ya no podemos dar marcha atrás, porque la vida no da segundas oportunidades y nos pesa aun más nuestro error.

Es por ello que debemos saborear cada instante de nuestra vida.

Acostumbramos a amar a los que nos ignoran e ignorar a los que nos aman.

Deberíamos cambiar eso y aprender a valorar el hecho de despertar cada mañana, por hacerlo bajo un techo, el trinar de los pájaros en nuestra ventana, el poder disfrutar de ese amanecer único e irrepetible, el tener un empleo que nos permite vivir, el tener salud, aprender a dar gracias por esa familia que nos tocó en suerte, por la suerte de que nos tocase esa familia que además, nos quiere, por esos amigos que hemos ido encontrando por el camino de la vida, por esos tiempos que les dedicamos y que acostumbran a ser escasos, por esos reveses que nos da la vida y que nos enseñan a sacar lo positivo de lo negativo...

No hace falta prácticamente nada para ser feliz y absolutamente todo para no serlo.

La felicidad está en la libertad, en las pequeñas cosas, en una taza de café, en una canción, en un aroma, en un paisaje hermoso, en el volar de una mariposa, en la sonrisa de un desconocido, en un acantilado de vértigo o en una ola solitaria...
Sólo debemos saber elegir el color del cristal con que deseamos contemplarlo.


_________________________________________________________


*¿Quién se ha llevado mi queso? de Spencer Johnson, M.D.
ISBN 8495787091


- Cómo adaptarnos a un mundo en constante cambio
- Lo simple y lo complejo
- Partes de todos nosotros

En esta fábula, el autor se sirve de 4 personajes imaginarios: los ratones "Fisgón" y "Escurridizo" y los liliputienses "Hem y Haw", para representar las partes simples y complejas de nosotros mismos, independientemente de nuestra edad, sexo, raza o nacionalidad.


Más info en:


En cuanto al título del blog

_________________________________________________________
Bueno, he crecido a lo alto y a lo ancho, pero sigo siendo igual de ingenua y por tanto, sigo creyéndome algunos de los cuentos que leí en mi infancia.
Pero sólo algunos, sólo los que egoístamente me interesan, sólo los que me ayudan a creer en que la magia, la justicia y la divina providencia existen, y si no… los adapto a mi manera.
Por eso sigo creyendo en esos cuentos en que los sapos eran verdes o marrones, y cuando alguien los besaba, se convertían en un apuesto, fantástico e increíble príncipe azul que además, vivía en un majestuoso y lujoso castillo, rodeado de centenares de siervos que le adoraban, sólo que… acojonada ante tanta maravilla y perfección, que ya me superaban incluso en mi tierna infancia (imagino que también influenciada por los adoctrinamientos acerca de la humildad con que me aleccionaban las monjas religiosas de la escuela donde estudiaba), creí que lo mejor que podía hacer para no correr el peligro de vivir una vida de ensueño carente de emociones junto a un portentoso príncipe de perfecto perfil griego, era pasar de sapos de colores vulgares y dar con un sapo azul para que, al besarlo, se convirtiese en un príncipe de cualquier otro color que fuese total y diametralmente opuesto a ese… Un príncipe más humano, sin prepotencias, sin excesos patrimoniales, con defectos, con sentimientos buenos y malos, con alma de pecador…
Pero por lo visto, no sirve cualquier tonalidad de azul.
A pesar de ello, estoy convencida de que los sapos azules de tonalidad precisa y exacta existen, sólo que es capricho de la casualidad y del destino que se crucen en nuestro camino y que además, seamos capaces de reparar en ellos… o ellos en nosotros, para decidirse a salir de su escondite entre los juncos.
Seguiré caminando con los ojos bien abiertos…

Y por fin ve la luz…

_________________________________________________________
Creé este blog en enero del presente porque deseaba conocer qué era un blog, dado que todo el mundo hablaba de ellos y me perdía en las conversaciones.
Casi tres meses más tarde, me atrevo a publicar algunas letras.
He estado unos años sin conexión a Internet y ahora toca reciclarse porque las tecnologías, como casi todo en este mundo, incluso como tal vez nosotros mismos, han evolucionado.
Soy una persona cualquiera, aunque haya quien me tenga por un ser un tanto excéntrico.
Lo acepto y no me importa porque, como sobre “normalidades” hay tanto escrito como discutible, no merece la pena perder el tiempo.
Lo dejaremos en que soy una ciudadana más de este tremebundo planeta.
No miro la televisión, no me interesa en lo más mínimo la política, ni la prensa rosa, ni la amarilla, ni el fútbol, ni los reallity-show… por lo que creo improbable que algo de ello ocupe alguna vez un espacio aquí.
Todo evoluciona, pero los días continúan teniendo 24 horas y prefiero invertir las pocas libres que me restan en intereses llamémosles más “lúdicos”, “creativos” y “espirituales”, propios y/o ajenos, que me llenan más y que hacen que me sienta mejor.
Música, libros, papel, lápiz, y por descontado, las personas a las que quiero, son el motor de mi existencia. No necesito nada más, aunque puestos a pedir, si todo ello se hallase en el interior de una construcción gótica, al borde de un acantilado marítimo de quitar el hipo, sería el sumum