Bienvenidos/as!

Bienvenidos/as!
Porque escoger es un derecho... o por lo menos debería serlo

diumenge, 17 de març de 2013

“La soledad de los números primos” (Paolo Giordano, 2008)

__________________________________________________________















La soledad de los números primos” es una sorprendente novela escrita por Paolo Giordano, físico teórico, cuando contaba con 26 años.

Ganadora del Premio Campiello Opera Prima y del Premio Strega 2008 (el más importante de Italia), ha sido traducida a 23 idiomas y vendió más de 1 millón de ejemplares en un tiempo record para un autor novel.
En el 2010 fue llevada a la gran pantalla.

Me ha impresionado su extrapolación números primos/género humano, y cautivado algunas de las metáforas y de las expresiones empleadas.
Debo confesar que el matiz crudo y escatológico usado en las primeras páginas me hizo temer lo peor, pero fue sólo algo puntual.




Pag. 111 – “Los años de instituto fueron para ambos como una herida abierta, tan profunda que no creían que fuese a cicatrizar jamás. Los pasaron como de puntillas, rechazando él el mundo, sintiéndose ella rechazada por el mundo, lo que a fin de cuentas acabó pareciéndoles lo mismo. Habían trabado una amistad precaria y asimétrica, hecha de largas ausencias y muchos silencios, como un ámbito puro y desierto en el que podían volver a respirar cuando se ahogaban entre las paredes del instituto”.


Pag. 123 – (Extraído de Wikipedia)
 «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»



Pag. 157 – “Había aprendido a respetar el abismo que Mattia se había excavado alrededor. Años atrás quiso saltarlo y se había despeñado. Ahora se conformaba con sentarse en el borde y dejar colgar las piernas”.



✰✰✰✰