Bienvenidos/as!

Bienvenidos/as!
Porque escoger es un derecho... o por lo menos debería serlo

dijous, 24 d’abril de 2008

Física cuántica, una física sin ecuaciones complicadas

_______________________________________________




Función de onda de un electrón de un átomo de hidrógeno



Hace unos meses me inscribí a un curso sobre crecimiento personal, inteligencia emocional, etc., pero no fue hasta hace unas semanas que empezamos las clases.

Como acostumbra a ocurrir, el primer día todos fuimos un poco expectantes porque no sabíamos exactamente donde nos estábamos metiendo pero, ahora que ya nos conocemos, el madrugón que debemos darnos los sábados queda en simple anécdota porque realmente merece la pena.

Para hacernos más amenas las clases, no todo es teoría, así que también hacemos ejercicios prácticos, dinámicas de grupo, actividades, vemos películas y documentales, etc., todo con un único fin: conocernos mejor a nosotros mismos como personas y, por supuesto, a los demás; intentar comprender el mundo que nos rodea; demostrarnos cuan importante es la comunicación, no sólo con los demás, sino con nosotros mismos; no ser excesivamente esclavos de nuestras emociones… Y lo que más me está gustando hasta ahora: lo que se denomina Física Cuántica.

Física cuántica y conciencia de la realidad:

Y es que como seres humanos estamos acostumbrados a percibir el espacio como algo vacío y la materia como algo sólido pero… En la esencia de la materia no hay absolutamente nada. Como punto de la materia, el átomo en sí está prácticamente vacío.
Nadie toca nada, nada es sólido, por lo tanto:

¿El universo se compone mayoritariamente de vacío?
¿Es insustancial?

Y de ahí vamos a preguntarnos:

¿Quiénes somos?
¿De dónde venimos?
¿Por qué estamos aquí?
¿Qué debemos hacer?
¿A dónde vamos?
¿Por qué podemos recordar el pasado?
¿Qué es la realidad?
¿Por qué no dejamos de recrear la misma realidad una y otra vez?
¿Por qué no dejamos de tener las mismas relaciones una y otra vez?
¿Por qué no dejamos de hacer el mismo trabajo una y otra vez?
¿Se puede seguir viendo el mundo como algo real, si el “yo” que establece que es real, es intangible?

Tenemos un mar de posibilidades infinito alrededor:

¿Por qué no dejamos de recrear las mismas realidades?
¿No resulta increíble que existan opciones y posibilidades pero que no seamos conscientes de ello?
¿Puede ser que estemos tan condicionados para la vida diaria, tan condicionados para la forma de crear nuestra vida, que aceptemos la idea de que no tenemos ningún control?

Estamos condicionados para creer que el mundo exterior es más real que el interior y este modelo de ciencia dice justo lo contrario. Afirma que lo que nos pasa dentro, crea lo que pasa fuera.

El cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve en su entorno y lo que recuerda:

Algunos experimentos científicos han demostrado que si se coge a una persona, se le conecta el cerebro a ciertos escáneres tomográficos y sistemas informáticos, y se le pide que mire un objeto, se le iluminan determinadas áreas del cerebro.
Si más tarde se le pide a esa misma persona que cierre los ojos e imagine ese mismo objeto, cuando lo hace, se iluminan las mismas áreas del cerebro, como si en ese preciso instante lo estuviera contemplando.

¿Quién ve?
¿Nuestros ojos o nuestro cerebro?

El cerebro no diferencia lo que ve de lo que recuerda porque se activan las mismas redes neuronales.

Entonces surge la pregunta:

¿Qué es la realidad?

El cerebro procesa 400.000 mil millones de bits de información por segundo, pero sólo tomamos conciencia de 2.000, y esos 2.000 son sólo sobre el entorno, el cuerpo y el tiempo.
La información va siendo filtrada por nuestros sentidos y al final sólo emerge aquello que más nos interesa.

El cerebro fija lo que es capaz de ver. Nos condiciona a que veamos sólo aquello de lo que tenemos patrones.

La física cuántica no se basa en hechos sino en posibilidades. Sólo calcula posibilidades. Pero si aceptamos esto, surge la inevitable pregunta:

¿Quién o qué escoge entre las posibilidades para que se produzca el propio acontecimiento de la experiencia???

Cuando miramos un árbol, decimos, "Sus hojas son verdes": "Mi verde".
Es nuestra realidad cotidiana.

Sin embargo, no somos conscientes de que el color que manifiesta el árbol es el que refleja, el que "no quiere", el que "rechaza", pues sólo permite que penetren en su estructura celular el resto de colores del espectro visible, que es la banda de frecuencias que exige de la radiación solar para llevar a cabo la fotosíntesis.

El color que muestra es sólo su autoafirmación de especie frente al ambiente que le rodea, por tanto:

¿Cuál es la realidad?
¿El verde que vemos o la fracción de frecuencias representadas por el resto de radiaciones del espectro que permiten al árbol seguir viviendo?

Actualmente, los físicos se preguntan si el mundo que llamamos “real” es algo concreto, tal como se nos presenta, o por el contrario es la percepción holográfica de una gran cohorte de partículas elementales que se ordenan ante la inferencia humana.

Si no se obtiene una percepción directa de la realidad:

¿Existe tal realidad?
Y especialmente, ¿Y si cuando dejamos de percibirla (olerla, saborearla, tocarla, mirarla, ponderarla, evaluarla, etc.), queda sólo como una sensación inconcreta que se desdibuja en el tiempo?

Por ello, las preguntas que debemos hacernos, por simple asociación, son:

1. No conozco, no tengo conciencia del fenómeno, luego ¿No existe?
2. ¿Sólo existe cuando lo percibo?
3. Lo que percibo ¿Es el mundo real? O… ¿Sólo es "mi mundo real"?;
4. Mi mundo real ¿Es solamente "mi presente"?
5. En cada instante de mi presente ¿Se encuentra la profundidad de la eternidad?
6. ¿Puedo inmovilizar e intemporalizar ese "mi instante"?
Y si es así:
7. ¿Puedo tomar conciencia de la eternidad?

Aparentemente, son preguntas cuyas respuestas parecen ser altamente complejas.

En los años 30 del siglo pasado, Einstein, Rosen y Podolsky, afrontaron este problema escribiendo:

"No cabe esperar ninguna definición mínimamente razonable de la realidad que nos rodea".

Hoy parece ser que eso ha cambiado.


Si os interesa el tema, os recomiendo que veáis la película-documental
“Física Cuántica: ¿Y tú que sabes?” y su 2ª parte “Física Cuántica: ¿Y tú que sabes? (Dentro de la madriguera)”

+ info en www.ytuquesabes.es


3 comentaris:

Jordi ha dit...

BUF!!!
I JO QUE PENSAVA QUE ERA UN CHISTE QUAN EM VARES DIR QUE ESTAVES EN UN CURS DE FISICA-CUANTICA!!!!
EM PENSAVA QUE ESTARIES EN UN DELS CURSOS DEL SR. SUSASALUDA!!!

PER CERT, LES LLETRES DE COMPROVACIÓ PER DEIXAR EL COMENTARI SON CADA DIA MES COMPLICADES

Miqui ha dit...

Jajajaja. Ara entenc per què et sorprenies quan l'Albert et deia que s'havia llegit la parrafada....

Xesca ha dit...

Ja, Jordi... No ets l'única persona que em pren en conya quan parlo en serio.

Pot ser quan acabi aquest curs m'hauria de plantejar fer-ne'n un d'interpretació o de credibilitat... :P