Bienvenidos/as!

Bienvenidos/as!
Porque escoger es un derecho... o por lo menos debería serlo

dijous, 17 de gener de 2008

Galicia: Nueva tragedia en el mar

_________________________________________________



Porto Corme - Xesca, 2005



Miércoles, 16 de enero de 2008


Porto Corme - Xesca, 2005



Aunque no soy gallega, amo a Galicia y al Mar, por encima y por delante de muchas cosas.
Por eso me joden un montón estos absurdos sucesos que, a no ser por sus graves consecuencias, más que tragedia serían comedia… porque si nos paramos a analizarlos, son de risa.



«El puerto de Ribeira se cerraba hace cincuenta años cuándo existían pronósticos que indicaban la llegada de un temporal, por lo que no se permitía la salida al mar de los barcos» , dice el alcalde de esta población coruñesa, José Luís Torres Colomer.

“El hundimiento del buque Cordero reabre la discusión sobre si los barcos deben salir con mal tiempo. Touriño asegura que «probablemente» no pueda haber un instrumento legal que «prohíba taxativamente» las salidas.” Dice La Voz de Galicia



Y pese a los avances tecnológicos, ha sucedido de nuevo…

¿Hasta cuando vamos a permitir que esto siga ocurriendo?

Hace 50 años, sin medios para adivinar el alcance de los temporales, los puertos se cerraban ante la previsión de tormentas.

Hoy, en pleno siglo XXI, en el cual podemos saber la climatología a una semana vista, nos permitimos el lujo de perder vidas sin poner veto a la imprudencia.

Señores que se dedican a perder el tiempo en elaborar leyes absurdas, demuestren que tienen un ápice de cordura y aprovechen para lavar su imagen redactando y aprobando una ley que obligue a cerrar los puertos ante los temporales, para que el poco cerebro de los inconscientes no acabe con la vida de los sensatos.

No siempre el cruel es el mar...

Por dios! Que país…
Brutal!
España va bien, va… de muerte!

Para mear y no echar gota…



Cabo Prior,
cruz en recuerdo de Javi
Xesca, 2005



…/…
No faenar era sinónimo de quedarse sin sustento, pero arriesgarse a hacerlo podía significar no volver o poner en peligro la vida de los que habiendo decidido no salir, se veían obligados moralmente a hacerlo para prestar su ayuda en caso de apuro, exponiendo sus vidas innecesariamente. Otra cosa muy distinta era cuando una embarcación se veía sorprendida por una tormenta o por un temporal imprevisto.
A menudo sucedía que muchos hombres de mar morían por intentar salvar la vida de sus compañeros, pereciendo ellos y sobreviviendo los afectados. *
…/…


* Fragmento de la página 297 del libro que prometo terminar de escribir algún día… aunque sea lo último que haga... :)


Faro de Cabo Prior, Xesca 2005



Cabo Prior, Xesca 2006

Buques de salvamento.
Conde de Gondomar (Vigo) y Luz de Mar (Cee)
Xesca, 2005